Me gusta

Me gusta volar la mirada, hacer que salte de un lado a otro. Me gusta observar, desmenuzar los colores de cada cosa y montar el puzzle nuevamente a mi antojo.

Me gusta cerrar los ojos, dejar correr las ideas y que éstas se escriban a sí mismas. Me gusta correr de un lado a otro, la vista, la vista saltarina danzando por todas partes, saltando montañas, prados y copas de árboles, mientras yo viajo aparentemente estática en un vehículo por la carretera.

Me gusta observar la ciudad, sus edificios, sus miles de ventanitas, sus miles de vidas, adentro, afuera…, con mil historias, secretos, cuentos, palabras…

Me gusta tocar una iglesia vieja, una muralla desgastada, y trasladarme a su tiempo, sintiendo las voces de esas otras vidas que, de alguna forma, parecen aún hallarse en mi espacio.

Me gusta tomar aire, respirar de una bocanada, alcanzando sueños, adentrándome en recuerdos, aspirando todas las realidades, todas las posibilidades, futuras, pasadas, permanentes o sutiles; en una espiral de deseos, en una conquista de imperios.

Pocket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *