Las piedras en las orillas
La arena en mis zapatos
Ya siento el olor a dulce
Ya Murcia está en mi olfato.

Olor castellano,
a hierba aromática
Olor murciano,
a clima edulcorado

¿Qué será ese denso aroma
a postre acaramelado
que al cruzar las sierras del oeste
abraza como enamorado?

Tal vez sean sus flores
Tal vez sus postres de siesta
Quizás su mar relajado
que por Levante nos llega.

Edulcorando el frío
Intensificando el estío
Suavizando el impacto
del castellano viento.

Ahora deseas mecerme
en tu agradable vientre
Pero he de salir y abrir
los rincones de mi mente.